Saltar al contenido

Llevar al fallecido al tanatorio es un requisito legal

En el momento en que una persona fallece, es importante conocer los pasos a seguir para cumplir con los requisitos legales en cuanto al traslado del cuerpo. Uno de estos requisitos es llevar al fallecido al tanatorio, ya que es el lugar autorizado para su conservación y preparación para el velatorio y posterior entierro o cremación. Además, el tanatorio cuenta con instalaciones adecuadas para garantizar el respeto y dignidad del difunto y su familia durante todo el proceso.

Contenido

¿Cuándo trasladar al fallecido al tanatorio?

Tras el fallecimiento de un ser querido, es importante saber cuándo trasladarlo al tanatorio. Existen ciertos requisitos legales que deben ser cumplidos para llevar a cabo esta tarea.

  • Si el fallecimiento ocurre en un hospital: En este caso, el personal médico se encargará de informar a la familia sobre el proceso a seguir y les proporcionará un certificado de defunción. La funeraria podrá recoger al fallecido en el propio hospital.
  • Si el fallecimiento ocurre en casa: Si el fallecimiento ocurre en casa, se debe llamar inmediatamente a emergencias. Los servicios de emergencia confirmarán el fallecimiento y, posteriormente, la funeraria será la encargada de recoger al fallecido.
  • Si el fallecimiento ocurre en la vía pública: Si el fallecimiento ocurre en la vía pública, se debe llamar inmediatamente a emergencias. La policía se encargará de confirmar el fallecimiento y, posteriormente, la funeraria podrá recoger al fallecido.

Es importante tener en cuenta que el traslado al tanatorio es un requisito legal. Además, es recomendable contactar con una funeraria de confianza para llevar a cabo este proceso con la mayor profesionalidad y respeto posible.

Ley que regula el traslado de cadáveres

La Ley que regula el traslado de cadáveres en España es la Ley 20/1973, de 24 de mayo, de Policía Mortuoria y Cementerial. Esta Ley establece las normas para el traslado de cadáveres dentro del territorio español y también regula las condiciones sanitarias y de seguridad en los cementerios y tanatorios.

Traslado de cadáveres: La Ley establece que el traslado de cadáveres debe ser autorizado por el médico forense o el juez correspondiente. Además, el traslado debe realizarse en un vehículo especialmente acondicionado para este fin y en un plazo máximo de 48 horas desde el fallecimiento.

Documentación necesaria: Para el traslado de cadáveres dentro de España, es necesario contar con la documentación correspondiente, como el certificado de defunción, la autorización del juez o del médico forense, y el certificado de embalsamamiento en caso de que se haya realizado.

Traslado internacional: En caso de traslado internacional, se deben cumplir las normativas de los países de origen y destino. Es importante tener en cuenta que algunos países exigen la realización de trámites específicos, como la legalización de documentos o la obtención de permisos especiales.

¿Quién toma las decisiones sobre el fallecido?

En caso de fallecimiento, las decisiones sobre el cuerpo del difunto y el proceso de entierro o cremación deben ser tomadas por los familiares más cercanos. En primer lugar, el cónyuge o pareja de hecho, seguido de los hijos, padres, hermanos y otros familiares cercanos.

Si no hay familiares cercanos disponibles o si hay desacuerdo entre ellos, un juez puede tomar la decisión final. Es importante que aquellos que tomen las decisiones sean conscientes de los deseos del fallecido en cuanto a su funeral y disposición final, ya que esto puede ayudar a evitar conflictos y asegurar que se cumplan sus deseos.

¿Qué decisiones deben tomarse?

Las decisiones que deben tomarse incluyen:

  • Elección del tanatorio o funeraria donde se llevará el cuerpo del fallecido.
  • Decisión sobre si se realizará una ceremonia religiosa o civil.
  • Elección del ataúd y otros detalles relacionados con el entierro o la cremación.
  • Decisión sobre el destino final de las cenizas si se opta por la cremación.

Es importante que aquellos que tomen estas decisiones se aseguren de cumplir con los requisitos legales y cualquier otra consideración relevante, como los deseos del fallecido y las tradiciones familiares.

Alternativas al velatorio tradicional

Existen varias alternativas al velatorio tradicional que pueden ser consideradas por las familias al momento de despedir a un ser querido. Algunas de estas opciones son:

Velatorio en casa: En algunos países, como España y México, es posible velar al fallecido en casa. Esta opción puede ser más íntima y personal, ya que permite a la familia despedirse en un ambiente familiar y acogedor. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esta opción no está permitida en todos los lugares y que se requieren ciertas condiciones para que sea posible.

Ceremonias de despedida sin velatorio: Algunas familias prefieren realizar una ceremonia de despedida sin velatorio. Esto puede incluir una misa, un homenaje o una celebración de la vida del fallecido. Esta opción puede ser más adecuada para personas que prefieren evitar el ambiente fúnebre del velatorio tradicional.

Velatorios virtuales: En la era digital, también existen opciones para realizar velatorios virtuales. Esto puede incluir una transmisión en vivo del velatorio tradicional o una ceremonia de despedida completamente en línea. Esta opción puede ser útil para familias que tienen miembros que no pueden asistir al velatorio en persona.

Finalmente, llevar al fallecido al tanatorio es un requisito legal que debemos cumplir para asegurarnos de que se realicen todos los trámites necesarios. Además, es importante tener en cuenta que en el tanatorio se ofrecen servicios profesionales y especializados que nos ayudarán a hacer frente a un momento difícil como es la pérdida de un ser querido. Por tanto, si nos encontramos en esta situación, es recomendable acudir al tanatorio para recibir el soporte y la atención necesaria.

×