Saltar al contenido

Herencia de un piso con aval

Si has heredado un piso con aval, seguramente te estás preguntando cuál es el siguiente paso. En este artículo te explicamos todo lo que necesitas saber para hacer frente a esta situación de la forma más adecuada. Desde qué es un aval hasta cómo gestionar la herencia, pasando por los derechos y obligaciones que conlleva, te damos toda la información necesaria para que puedas tomar una decisión informada y adecuada a tus necesidades. Sigue leyendo para conocer todos los detalles.

Contenido

¿Qué sucede si el titular fallece y soy aval?

Cuando alguien solicita un préstamo hipotecario, es común que se pida un aval. Un aval es una persona que se compromete a pagar la deuda en caso de que el titular no pueda hacerlo. En el caso de la herencia de un piso con aval, si el titular fallece, el avalista se enfrenta a diferentes situaciones dependiendo de su relación con el fallecido y del tipo de aval que haya firmado.

Aval solidario: si el avalista es un aval solidario, esto significa que se compromete a pagar la deuda en su totalidad. En este caso, si el titular fallece, el avalista deberá asumir el pago de la hipoteca. Si no lo hace, el banco puede reclamar el pago de la deuda y, en caso de que el avalista no tenga suficientes recursos para hacer frente a la deuda, pueden embargar sus bienes.

Aval hipotecario: si el avalista es un aval hipotecario, esto significa que se compromete a responder con una propiedad en caso de que el titular no pueda hacer frente al pago de la hipoteca. En este caso, si el titular fallece, el avalista no tiene que pagar la deuda, pero el banco puede reclamar la propiedad que se usó como aval para saldar la deuda. Si la propiedad no es suficiente para saldar la deuda, el banco puede exigir al avalista que pague la diferencia.

Aval personal: si el avalista es un aval personal, esto significa que se compromete a pagar una cantidad determinada en caso de que el titular no pueda hacer frente al pago de la hipoteca. En este caso, si el titular fallece, el avalista debe pagar la cantidad que se haya acordado en el aval. Si no lo hace, el banco puede reclamar el pago de la deuda y, en caso de que el avalista no tenga suficientes recursos para hacer frente a la deuda, pueden embargar sus bienes.

¿Qué sucede con el aval al fallecer?

Cuando una persona fallece, sus deudas y obligaciones no desaparecen automáticamente. En el caso de un aval, si el fallecido era el avalista, su responsabilidad sigue vigente y sus bienes podrían ser utilizados para pagar la deuda en caso de que el avalado no pueda hacerlo.

Es importante destacar que el aval es una garantía que se da para asegurar el cumplimiento de una obligación de pago. Por lo tanto, el avalista no es propietario del bien que se está avalando, sino que simplemente está garantizando el pago en caso de que el avalado no cumpla con su obligación.

En el caso de la herencia de un piso con aval, si el fallecido era el avalista, sus herederos podrían verse afectados por esta deuda. Es importante que se informen sobre el estado de la deuda y busquen asesoramiento legal para determinar cómo proceder.

En algunos casos, los herederos pueden renunciar a la herencia si la deuda supera el valor de los bienes heredados. Sin embargo, esta no es una decisión que se deba tomar a la ligera y es recomendable buscar asesoramiento legal antes de tomar cualquier medida.

Las consecuencias del aval: ¿Qué debes saber?

El aval es una garantía que se utiliza para asegurar el cumplimiento de una obligación financiera, como puede ser el pago de una hipoteca. En el caso de heredar un piso con aval, es importante conocer las consecuencias que esto puede tener.

1. El avalista se convierte en responsable del pago de la deuda: Si el fallecido dejó una deuda hipotecaria y se incluyó un avalista, este se convierte en responsable de pagar la deuda. Es importante tener en cuenta que el avalista no tiene ningún derecho sobre el piso.

2. El avalista puede perder su patrimonio: Si el avalista no puede hacer frente al pago de la deuda, el banco puede ejecutar el aval y tomar posesión del patrimonio del avalista para saldar la deuda.

3. El avalista puede solicitar la renuncia al aval: Si el avalista quiere deshacerse de la responsabilidad del aval, puede solicitar la renuncia al aval al banco. Sin embargo, esto no siempre es fácil de conseguir y puede requerir de un proceso legal.

Es importante tener en cuenta que el aval no es lo mismo que la titularidad del piso. El avalista no tiene ningún derecho sobre el piso y puede perder su patrimonio si no puede hacer frente al pago de la deuda.

Derechos del aval: todo lo que necesitas saber

En el caso de una herencia de un piso con aval, es importante entender los derechos que tiene el aval en relación al préstamo hipotecario.

El aval es una figura que se utiliza en los préstamos hipotecarios para garantizar el pago en caso de que el deudor principal no pueda hacer frente a las mensualidades. En este caso, el avalista se compromete a pagar la cantidad pendiente en caso de impago del deudor principal.

Es importante destacar que el avalista no es propietario del inmueble, sino que simplemente es responsable del pago de la hipoteca en caso de impago del deudor principal. Sin embargo, el avalista tiene ciertos derechos que deben ser tenidos en cuenta:

  • Derecho a información: El avalista tiene derecho a recibir información sobre el estado de la hipoteca y los pagos realizados por el deudor principal.
  • Derecho de subrogación: En caso de que el deudor principal no pueda seguir pagando la hipoteca, el avalista tiene derecho a subrogarse en la posición del deudor principal y continuar pagando la hipoteca.
  • Derecho de exclusión: El avalista puede solicitar al banco la cancelación de su aval en el caso de que el deudor principal haya cumplido con sus pagos durante un periodo determinado de tiempo.

Es importante tener en cuenta que el avalista debe ser consciente de los riesgos que implica avalar un préstamo hipotecario, ya que en caso de impago del deudor principal, el avalista será responsable del pago de la hipoteca y puede perder sus bienes personales en caso de no poder hacer frente a la deuda. Por lo tanto, se recomienda valorar cuidadosamente la decisión de avalar un préstamo hipotecario.

En definitiva, heredar un piso con aval puede ser una gran responsabilidad financiera para los beneficiarios. Es importante entender los términos y condiciones del aval y buscar asesoramiento legal antes de aceptar la herencia. Si no se siente capaz de asumir la carga financiera, es posible renunciar a la herencia. Sea cual sea la decisión, es esencial tomar medidas para proteger su futuro financiero y el de su familia.

×