Saltar al contenido

Plusvalía para personas mayores de 65 años

La plusvalía es un término que se refiere al aumento del valor de un bien inmueble con el paso del tiempo. En el caso de las personas mayores de 65 años, la plusvalía puede ser de gran ayuda para mejorar su calidad de vida y asegurar su futuro económico. Existen diferentes opciones para aprovechar la plusvalía, como la venta de la propiedad, la obtención de un préstamo hipotecario o la contratación de una renta vitalicia. En este artículo, exploraremos estas opciones y cómo pueden beneficiar a las personas mayores de 65 años.

Contenido

Requisitos para solicitar la exención

  • Edad: El solicitante debe tener 65 años o más en el momento de la transmisión del bien inmueble.
  • Residencia: El solicitante debe haber residido en la vivienda durante al menos 3 años continuados e inmediatamente anteriores a la transmisión del bien.
  • Ingreso: El solicitante debe tener unos ingresos anuales inferiores a 12.000 euros.

Cómo calcular la plusvalía en herencias

La plusvalía en herencias se refiere al impuesto que se debe pagar por la ganancia obtenida al vender una propiedad heredada. El cálculo de la plusvalía se realiza en base al valor catastral de la propiedad y al tiempo que ha transcurrido desde la última transmisión.

Para calcular la plusvalía en herencias, se deben seguir los siguientes pasos:

  1. Determinar el valor catastral de la propiedad heredada. Este valor se encuentra en el recibo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) y es proporcionado por el Ayuntamiento correspondiente.
  2. Obtener el valor catastral de la propiedad en el momento de la última transmisión. Este valor se puede encontrar en documentos como el recibo del impuesto de transmisiones patrimoniales o el recibo del impuesto de sucesiones y donaciones.
  3. Calcular el tiempo que ha transcurrido desde la última transmisión. Este tiempo se cuenta en años completos y se toma como referencia la fecha de fallecimiento del titular de la propiedad.
  4. Aplicar los coeficientes establecidos por el Ayuntamiento correspondiente. Estos coeficientes varían según el tiempo transcurrido desde la última transmisión y son diferentes en cada municipio.
  5. Calcular la ganancia obtenida. Para ello, se resta el valor catastral de la propiedad en el momento de la última transmisión al valor catastral actual, y se multiplica por el coeficiente correspondiente.
  6. Aplicar la tarifa del impuesto de plusvalía. Esta tarifa también varía según el municipio y se aplica sobre la ganancia obtenida.

Es importante tener en cuenta que las personas mayores de 65 años tienen derecho a una bonificación en el impuesto de plusvalía en algunos municipios. Esta bonificación puede variar según la edad y el tiempo que haya transcurrido desde la última transmisión de la propiedad.

Plazo para realizar el pago de la plusvalía

En el caso de las personas mayores de 65 años, el plazo para realizar el pago de la plusvalía es de un año desde la fecha de transmisión del bien inmueble. Es importante tener en cuenta que este plazo comienza a contar desde el momento en que se produce la transmisión, y no desde el momento en que se firma la escritura.

Si la persona no realiza el pago dentro de este plazo, se pueden aplicar intereses de demora y recargos. Además, es posible que se inicie un procedimiento de apremio por parte del Ayuntamiento correspondiente para el cobro de la deuda.

Es recomendable que las personas mayores de 65 años consulten con un asesor especializado en temas fiscales y de herencias para conocer sus obligaciones y derechos en relación a la plusvalía y otros impuestos.

Recomendaciones para evitar la plusvalía en vida

  • Planificación previa: es importante planificar con antelación la gestión de la herencia, ya que esto permite tomar decisiones que pueden reducir la carga fiscal del patrimonio.
  • Donaciones: una opción para evitar la plusvalía es realizar donaciones en vida, ya que este proceso permite transferir la propiedad de los bienes a los herederos sin tener que pagar impuestos por sucesiones y donaciones.
  • Usufructo vitalicio: otra opción es establecer un usufructo vitalicio, que permite al titular del bien seguir disfrutando de él hasta su muerte, pero sin ser propietario de él. Los herederos sólo tendrán que pagar impuestos sobre la nuda propiedad.
  • Fiscalidad: es importante conocer la fiscalidad de las herencias y planificar la gestión de los bienes para evitar pagar más impuestos de lo necesario.

En pocas palabras, la plusvalía para personas mayores de 65 años puede ser una gran oportunidad para obtener ingresos adicionales y mejorar la calidad de vida en la jubilación. Es importante conocer todos los requisitos y condiciones para poder acceder a este beneficio y tomar una decisión informada. Si estás interesado en conocer más sobre la plusvalía, no dudes en contactar a un experto en herencias y testamentos que te pueda guiar en el proceso. ¡Aprovecha esta oportunidad y asegura un futuro financiero más estable!

×