Saltar al contenido

Procedimientos en el tanatorio para el fallecido

El proceso de despedida de un ser querido puede ser difícil, pero en el tanatorio se pueden llevar a cabo los procedimientos necesarios para que el fallecido tenga una despedida digna. En este artículo se explicarán los diferentes procedimientos que se realizan en el tanatorio para preparar al fallecido para el velatorio, incluyendo la preparación del cuerpo, la elección del ataúd y la decoración de la sala de velatorio. Además, se ofrecerán consejos útiles para ayudarte a tomar decisiones informadas durante este proceso.

Contenido

Preparación del cuerpo para el velatorio

La preparación del cuerpo para el velatorio es un proceso importante que se realiza en el tanatorio para presentar al fallecido de manera digna y respetuosa ante sus seres queridos. A continuación, se describen los pasos que se siguen para llevar a cabo esta tarea:

Limpieza del cuerpo: Se realiza una limpieza profunda del cuerpo para eliminar cualquier suciedad o fluido que pueda haber quedado en él tras el fallecimiento. Se utiliza agua y jabón suave para evitar dañar la piel del fallecido.

Cuidado del cabello: Se peina y se arregla el cabello del fallecido para presentarlo de manera adecuada en el velatorio. En algunos casos, se puede utilizar maquillaje para corregir imperfecciones o para dar un aspecto más natural al rostro.

Vestimenta: El fallecido es vestido con ropa adecuada para el velatorio. Se puede utilizar su propia ropa o bien ropa proporcionada por el tanatorio. Es importante que la ropa esté limpia y en buen estado.

Posición del cuerpo: El cuerpo se coloca en posición supina, con las manos sobre el pecho o a los costados. En algunos casos, se puede utilizar una almohada para elevar la cabeza y dar una apariencia más natural al rostro.

Embalaje: En algunos casos, se puede utilizar un embalaje para proteger el cuerpo durante el traslado o para prolongar la conservación del mismo. Este proceso se realiza de manera respetuosa y cuidadosa para no dañar el cuerpo.

Servicios de tanatoestética y reconstrucción

La tanatoestética es un servicio funerario que se ocupa de embellecer el cuerpo del fallecido para presentarlo en el velatorio o en el funeral. Este servicio incluye la limpieza, arreglo y maquillaje del cuerpo para que presente un aspecto natural y digno. Los profesionales en tanatoestética son expertos en técnicas de maquillaje y cuidado de la piel, y utilizan productos especiales para preservar y embellecer el cuerpo.

Por otro lado, la reconstrucción es un servicio que se ofrece en casos en los que el cuerpo del fallecido ha sufrido daños o lesiones importantes, ya sea por accidentes, enfermedades o intervenciones quirúrgicas. Los profesionales en reconstrucción utilizan técnicas y materiales especiales para restaurar la apariencia del cuerpo y devolverle un aspecto natural. Este proceso puede incluir la reconstrucción de partes del cuerpo, como la cara, las manos o las extremidades.

Ambos servicios son muy importantes para la familia y amigos del fallecido, ya que les permiten despedirse de su ser querido de manera digna y respetuosa. Además, contribuyen a que el proceso de duelo sea menos doloroso y traumático.

Trámites legales y documentación necesaria

Trámites legales: En primer lugar, es necesario obtener el certificado de defunción del fallecido, el cual es expedido por el médico que certifica la muerte. Este documento es esencial para llevar a cabo los trámites posteriores. También se debe obtener el certificado de últimas voluntades, que acredita si el fallecido hizo testamento o no.

Documentación necesaria: Además de los certificados mencionados anteriormente, es necesario presentar el DNI del fallecido y el de los familiares encargados de realizar los trámites, así como el libro de familia o el certificado de matrimonio en caso de que el fallecido estuviera casado.

Procedimientos a seguir: Una vez obtenidos los certificados y documentación necesaria, se debe proceder a registrar el fallecimiento en el Registro Civil y en la Seguridad Social. También es necesario solicitar el certificado de últimas voluntades en la notaría correspondiente para conocer si el fallecido dejó testamento y, en caso afirmativo, cuál es su contenido. Por último, se debe proceder a la tramitación del testamento y la herencia ante un abogado o notario.

Protocolo para el traslado del fallecido

El protocolo para el traslado del fallecido es un conjunto de medidas que se llevan a cabo para garantizar que el cuerpo del difunto sea trasladado de manera segura y respetuosa. A continuación, se presentan los pasos a seguir durante el traslado del fallecido:

1. Preparación del cuerpo: Antes de proceder al traslado del fallecido, es necesario que se realice una preparación adecuada del cuerpo, que incluye el embalsamamiento y la vestimenta. Este proceso lo realiza el personal del tanatorio.

2. Verificación de la documentación: Es necesario verificar la documentación requerida para el traslado del fallecido, como el certificado de defunción y el permiso correspondiente para el traslado del cuerpo.

3. Elección del medio de transporte: Dependiendo de la distancia a recorrer y las condiciones del terreno, se puede elegir entre transporte terrestre o aéreo. En cualquier caso, se debe garantizar que el medio de transporte sea adecuado para el traslado del fallecido.

4. Acompañamiento del cuerpo: Durante el traslado del fallecido, es necesario que el cuerpo sea acompañado por personal especializado en el traslado de difuntos. Este personal se encarga de garantizar que el cuerpo sea trasladado de manera segura y respetuosa.

5. Llegada al destino: Una vez que se llega al destino, se procede a la entrega del cuerpo a los familiares o representantes legales del fallecido. En algunos casos, es necesario realizar trámites adicionales antes de proceder a la entrega del cuerpo.

En pocas palabras, los procedimientos en el tanatorio para el fallecido son una parte importante del proceso de despedida y duelo. Es importante conocer los pasos y trámites necesarios para poder realizar un homenaje adecuado al ser querido que ha fallecido. Además, contar con el apoyo de profesionales en el sector funerario puede hacer más llevadero este proceso tan doloroso. En todo momento, es fundamental recordar que cada persona y cada familia tiene su propio ritmo y forma de afrontar la pérdida, y que lo importante es respetar sus deseos y necesidades.

×