Saltar al contenido

Herencia y separación de bienes: todo lo que debes saber

La herencia y la separación de bienes son temas que pueden generar muchas dudas y confusiones, especialmente en situaciones complicadas. ¿Qué pasa con los bienes adquiridos durante el matrimonio? ¿Cómo se reparten los bienes en caso de divorcio o fallecimiento de uno de los cónyuges? En este artículo te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre estos temas, para que puedas tomar decisiones informadas y proteger tus intereses y los de tu familia.

Contenido

¿Cómo se divide la herencia en caso de separación de bienes?

En caso de separación de bienes, cada cónyuge es propietario exclusivo de los bienes que adquirió antes o durante el matrimonio. Por lo tanto, al fallecer uno de ellos, su patrimonio se divide en dos partes: la herencia del cónyuge fallecido y la mitad de los bienes gananciales.

La herencia del cónyuge fallecido se divide entre sus herederos según lo establecido en su testamento o, en su defecto, según las leyes de sucesión intestada. Es importante destacar que los bienes que forman parte de la herencia no incluyen los bienes gananciales.

Por otro lado, la mitad de los bienes gananciales se divide entre el cónyuge superviviente y los herederos del fallecido. Es decir, el cónyuge superviviente tiene derecho a la mitad de los bienes gananciales y la otra mitad se distribuye entre los herederos del fallecido.

Es importante tener en cuenta que la división de la herencia en caso de separación de bienes puede ser un proceso complejo, especialmente si existen bienes compartidos o si no se establecieron claramente las condiciones en un acuerdo prenupcial o en el testamento del fallecido.

¿Cuáles bienes no se incluyen en la herencia?

Existen ciertos bienes que no se incluyen en la herencia y por lo tanto no se reparten entre los herederos:

  • Bienes en vida: aquellos bienes que el fallecido haya regalado o vendido en vida y que no forman parte de su patrimonio al momento de su muerte.
  • Seguro de vida: la cantidad que se reciba del seguro de vida no forma parte de la herencia.
  • Fondos de pensiones: los fondos de pensiones o jubilaciones no se incluyen en la herencia, a menos que se haya designado un beneficiario distinto a los herederos legales.
  • Bienes mancomunados: aquellos bienes que están a nombre de dos o más personas de forma conjunta, ya que al fallecer uno de ellos, el otro sigue siendo propietario de la mitad de los bienes.
  • Deudas: las deudas del fallecido no se heredan, sino que se pagan con el patrimonio del fallecido.

Repartición de bienes en separación de bienes: guía práctica

En una separación de bienes, cada cónyuge mantiene su patrimonio individual durante el matrimonio, lo que significa que no hay gananciales, es decir, no hay una propiedad común de los bienes adquiridos durante el matrimonio. Por lo tanto, en caso de fallecimiento de uno de los cónyuges, la repartición de bienes puede ser un proceso complejo. Aquí hay una guía práctica que puede ayudar en este proceso:

  • Verificar el régimen matrimonial: En primer lugar, es importante verificar si el régimen matrimonial es de separación de bienes. Si el régimen matrimonial es de gananciales, la repartición de bienes se realizará de manera diferente.
  • Revisar el testamento: Si el fallecido dejó un testamento, este será el documento principal a seguir para la repartición de bienes. Si no hay testamento, se aplicará la ley de sucesiones correspondiente.
  • Identificar los bienes: Una vez que se conoce el régimen matrimonial y se ha revisado el testamento, es necesario identificar los bienes que pertenecían al fallecido. Esto puede incluir bienes inmuebles, cuentas bancarias, inversiones, entre otros.
  • Determinar el valor de los bienes: Una vez que se han identificado los bienes, es necesario determinar su valor. Esto puede requerir la ayuda de un tasador o perito.
  • Repartición de los bienes: Después de determinar el valor de los bienes, se procede a la repartición de los mismos según lo establecido en el testamento o la ley de sucesiones correspondiente.

Derechos del cónyuge sobre la herencia: Todo lo que debes saber

En caso de fallecimiento de un cónyuge, el otro tiene ciertos derechos sobre la herencia que deben ser tomados en cuenta. Es importante destacar que estos derechos pueden variar dependiendo del régimen matrimonial que se haya establecido.

Régimen de sociedad de gananciales

En este régimen, todos los bienes adquiridos durante el matrimonio son propiedad de ambos cónyuges y, por tanto, el cónyuge superviviente tiene derecho a quedarse con el 50% de los bienes acumulados.

Régimen de separación de bienes

En este caso, cada cónyuge es propietario de sus bienes y, por tanto, el cónyuge superviviente solo tendrá derecho a la herencia del fallecido si se establece en testamento.

Régimen de participación en ganancias

En este régimen, cada cónyuge es propietario de sus bienes pero al finalizar el matrimonio se calculan las ganancias obtenidas y se reparten de forma equitativa. En caso de fallecimiento, el cónyuge superviviente tendrá derecho a la mitad de las ganancias obtenidas durante el matrimonio.

Es importante destacar que si existen hijos en común, el cónyuge superviviente tendrá derecho a una parte de la herencia, pero esta cantidad dependerá del número de hijos. Además, si el fallecido ha dejado un testamento, este debe ser respetado y seguido al momento de repartir la herencia.

Resumiendo, es importante entender la importancia de la planificación de herencias y la separación de bienes en las relaciones de pareja. La mejor manera de asegurarse de que los bienes sean distribuidos de acuerdo a tus deseos es redactar un testamento y establecer un acuerdo prenupcial si estás casado o planeas casarte. Si tienes dudas o necesitas ayuda en el proceso, no dudes en buscar asesoramiento legal especializado.

×